Trabajo II

RELACIONES INTERNACIONALES

 

 

Rafael Alvarado Lopez

18-04-2008

 

 

GLOBALIZACION[1]

Entender la gran cantidad de relaciones que rigen el mundo y su interdependencia, es no solo difícil, sino que su complejidad hace parecer que algunas de ellas no tienen sentido o los está perjudicando a los países y su pueblo. Su variedad no permite pesar cada acuerdo internacional, medir o cuantificar  lo que cada país  está ganando o lo que está perdiendo. Uno de los mayores procesos de integración global; la globalización -la integración de los países a través de flujos de bienes y servicios, de información, de conocimientos y capitales-  cuyos principales contornos estarían conformados por la constitución de contextos pos nacionales,”[2] los no ha sido suficiente para garantizar el bienestar para la mayor parte de la población mundial, especialmente la más desposeída. Según expertos el problema no es la globalización en sí, sino más bien como está concebida y la forma como ha sido aplicada por los mismos países en vías de desarrollo. Aunque la globalización incluye el flujo internacional de ideas y conocimientos, intercambio cultural, sociedad civil global y movimiento global a favor del medio ambiente;[3] la gente no ha disfrutado de los logros que esta pudo hacer en sectores vulnerables, como la reducción de la pobreza, un control más efectivo de la entrada de capital caliente[4], por el cambio climático y una distribución más equitativa del ingreso.

 

Incluso en las economías desarrolladas, los pobres no han tenido la oportunidad de ver mejorar su situación, el estado de personas de países tercermundistas no es la mejor. Bien porque que no han podido vender sus productos en mercados de renta alta, porque no les abren esos mercados, o simplemente porque no tienen los medios para llegar a ellos, ya que las carreteras y otras vías de transporte no permiten que los productos lleguen a tiempo. Como tampoco pueden competir con productos altamente subsidiados norteamericanos o europeos, que por lo general, son más baratos y de mejor calidad.

A criterio de Joseph Stiglitz, la globalización se ha convertido en un instrumento de imposición de los Estados Unidos frente a los países menos desarrollados y con cierto grado de dependencia de las economías industrializadas. Por lo tanto la globalización no ha aportado con los beneficios que prometió, ni los frutos que sus defensores auguraban. Si bien la pobreza global se ha reducido y más personas han salido de esa difícil situación, varios sectores han pagado las consecuencias  de un proyecto mal elaborado. Sostiene que ha algunos le ha ido bien, como a los países del Este Asiático, a otros les ha ido cada vez peor[5]. Y lo que, más se cuestiona es que a través de ella, organismos financieros internacionales[6] imponen su ideología a los más débiles financieramente, no permitiéndoles elegir ni decidir lo que es mejor para ellos que son quienes conocen mejor su realidad y los cambios que se deben hacer para solucionar sus problemas.

A las economías en proceso de desarrollo, no se les puede exigir que abran sus mercados a productos extranjeros, cuando se conoce de antemano que las empresas y productores locales no están preparadas ni en capacidad de competir con empresas con una tecnología moderna, personal capacitado, con subvenciones y subsidios que les permite soportar etapas de recesión económica. A lo que se debe añadir que el crédito en los países pobres les acostumbra pasarles una factura alta por concepto de intereses, los requerimientos son imposibles o difíciles de conseguir y los periodos del crédito son relativamente cortos. Si bien la competencia permite que los más débiles aprendan de los más fuertes, y que con el tiempo la situación se equilibre, esto no considera que a las personas de los países en vías de desarrollo no les gusta aprender, éstas creen saberlo todo. La globalización debería dar las posibilidades de superarse, aprender en el proceso para luego, cuando las empresas se encuentren más competitivas, luego si, puedan hacer frente con la competencia y no dejarse aplastar por las transnacionales.[7]

Un componente de la globalización es  que permite el intercambio comercial, que reporta beneficios generalmente aceptados, pero está claro que las reglas que rigen la OMC fueron hechas por intereses particulares. La mayoría de los países con economías pequeñas terminan perdiendo sus demandas, pues no cuentan con abogados preparados al nivel de poder llevar un proceso internacional, lo que implica gastos que no pueden ser cubiertos por sus gobiernos y la probidad de algunos siempre ha estado en duda. Se reconoce que el comercio internacional beneficia a todos, esto ya lo han tratado economistas clásicos como Ricardo y otros, pero la lógica sugiere que si alguien gana, alguien debe perder, por lo tanto habría que buscar un equilibrio de las ganancias entre las partes,[8] con las reglas del juego claras y que no perjudiquen a sus  miembros.

Aunque la concepción de la OMC es que sus reglas no perjudican a nadie, varios países deben pagar caro su ingreso tardío a dicha organización para empezar, en fin, la sombra del poder económico y militar de los Estados Unidos suele acompañar a Organismos de esa magnitud, la OMC no es la excepción.

Stiglitz sostiene que la globalización ha logrado unir a todo el mundo en contra de la globalización[9], pues en todo el mundo ésta, ha mermado la capacidad de los países para tomar sus propias decisiones y los ha vuelto más vulnerables y dependientes del exterior. Darle apertura a las importaciones procedentes de China ha significado la quiebra de varias empresas de países en desarrollo como de los propios desarrollados, o no se ha podido hacer frente a la cantidad de subsidios agrícolas en los Estados Unidos y Europa. Aunque no está en discusión la calidad de los productos chinos, el precio de ellos hace que el consumidor termine optando por comprarlos. La mano de obra barata que disponible ese país, hace que los costos de producción sean bajos, comparados con los elevados costos de operación de la ineficiente mano de obra subdesarrollada y de la muy bien asegurada mano de obra primermundista.

La Comisión Mundial sobre las Dimensiones Sociales de la Globalización, en un estudio asegura que el desempleo entre 1990 y 2002 aumentó.[10] Como siempre se debe obviar las economías desarrolladas y el Sudeste Asiático. Si bien la globalización ha logrado incrementar el PIB de varios países, esto no ha contribuido a mejorar el nivel de vida de la población pobre de los pueblos. Muchos pueden concluir que las reglas están mal planteadas o que están bien planteadas y simplemente buscan perjudicar a países en crecimiento, y los desarrollados se quieren mantener en esa posición a costa de los más pobres.

Los expertos sostienen que la globalización tuvo éxito donde se la aplico con cautela y se proyecto su impacto de tal forma que se pudieron tomar medidas preventivas y correctivas luego, quienes tienen claro el desenvolvimiento de la economía, saben que la globalización pudo ser aplicada de mejor forma y se hubiere obtenido mejores resultados, las normas no pueden seguir estándares y se deben considerar las particularidades de cada economía por muy pequeña que ésta sea. Como tampoco se debe caer en la trampa de la falacia que dice que lo que es bueno para unos, no puede ser bueno para todos.

Si los gobiernos primermundistas quieren hacer algo por ayudar a hacer menos difícil la situación de los países pobres, lo pueden hacer abriendo sus mercados sin pedir nada a cambio, bien pueden permitir la libre circulación de una buena parte de personas para que estos puedan trabajar y enviar remesas a sus familiares, que su inversión realizada en los países pobres no sea especulativa, que la cooperación y la ayuda debe ser indiferente a las ideologías. Imponer mas reglas injustas al juego de las que ya están, terminará consiguiendo que los países pobres terminen más pobres, más enfadados[11] y más resentidos con los países ricos. Eso no ayuda en nada a hacer un mundo más habitable, seguro y libre.  Solo la capacidad  para hacer  lo que funciona y oponerse a lo que no, es lo que los habitantes y lo Gobiernos de los países en desarrollo reclaman, y claro, los países desarrollados y los Organismos financieros internacionales, pronto deberán entender.

 

 


[1] Proceso de integración global que se origina luego del fin de la Guerra Fría. Concebido como un proceso de eliminación de barreras comerciales, culturales, informacionales y de capitales, en busca de una economía-mundo, una sociedad-mundo.

[2] Hugo Fazio Vengoa, De las relaciones internacionales a la historia global. Pdf

[3] Stiglitz

[4] Capital que entra en forma de inversión cuando las economías están en auge, pero que se marchan en cuanto la economía entra en recesión.

[5] Stiglitz.

[6] Fondo Monetario Internacional. Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo.

[7] Varias empresas mexicanas terminaron cerrando luego de que no pudieron competir con las transnacionales de capital norteamericano, luego de que entrara en vigencia el NAFTA.

[8] Se pudiera ganar si todos los países se comportasen como miembros de un solo cuerpo global, en que los intereses sean comunes y las decisiones se tomen en conjunto.

[9] Stiglitz, Joseph. “Como hace que funcione la globalización” Traducción del original, Making Globalization Work.

[10] Stiglitz, Joseph. “Como hace que funcione la globalización,” Taurus, 2006

[11] Stiglitz, Joseph. “Los Felices 90.” Taurus, 2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: